• Tel: 2400 0616 | Email: info@clinicalaser.com.uy

Peeling químico con asistencia láser

El peeling químico es un procedimiento de rejuvenecimiento de la piel en el que se le aplica una solución química con el fin de eliminar las capas superiores dañadas. Las capas de piel reveladas tras realizar un peeling químico son mas nuevas y por tanto más suaves y jóvenes.

Los peelings químicos se utilizan para tratar las arrugas, eliminar manchas faciales y para las cicatrices, sobre todo en la zona de la cara, donde tienen un efecto rejuvenecedor bastante notable. La exfoliación química se puede hacer sola o en combinación con otros procedimientos cosméticos.

El tratamiento se puede realizar a diferentes profundidades (light, medio o profundo) en función de los resultados deseados, lo que se consigue usando una solución química diferente para cada caso. Los peelings químicos profundos tienen mejores resultados, pero también debemos tener en cuenta que implican tiempos de recuperación más largos.


Tipos de peeling químico.
La exfoliación química se puede utilizar para tratar diferentes problemas de piel, por lo que, en función de lo que queramos solucionar, podremos elegir el tratamiento en una de estas tres profundidades:

  • Exfoliación química suave o superficial:
    Especialmente indicada para eliminar la capa externa de la piel, también conocida como epidermis. Este peeling se puede utilizar para tratar las arrugas finas, el acné, el tono desigual de la piel y la sequedad. Al ser tan suave es posible hacerse esta exfoliación una vez por semana durante hasta seis semanas, dependiendo de los resultados deseados. El ingrediente más común en este tipo de exfoliaciones es el ácido glicólico, un derivado de la caña de azúcar. La recuperación se encuentra entre 1 y 7 días, por lo que prácticamente podremos continuar con nuestra rutina normal al día siguiente del tratamiento.
  • Peeling químico medio:
    Este tipo de exfoliación química elimina las células de la piel que conforman la epidermis, así como partes de la capa media de la piel o dermis. Un peeling químico medio puede tratar las arrugas, borrar las cicatrices del acné y corregir el tono desigual de la piel. Es posible repetir un peeling químico medio una vez transcurridos 6 o 12 meses desde el último, con el fin de mantener los resultados. El más conocido es el peeling TCA (ácido tricloroacético), un producto que se suele usar en concentraciones que varían entre el 20% y el 35%. Dependiendo de tal concentración el tiempo de recuperación puede ser mayor o menor, pero como poco será necesario mantenerse lejos del sol durante al menos una semana.
  • Exfoliación química profunda:
    Elimina células de la epidermis así como partes de la capa inferior de la dermis. Su médico podría recomendarle una exfoliación química profunda si tiene arrugas más profundas, cicatrices o elementos precancerosos. El más popular es el peeling de fenol, un ácido capaz de aclarar la piel en gran medida. Sin embargo, es preciso tener en cuenta que este producto es bastante fuerte, por lo que la piel a menudo pierde su pigmentación durante un tiempo, siendo necesario protegerla del sol durante al menos 2 semanas. Más fuerte que el ácido glicólico o las exfoliaciones con ácido salicílico, pero más débil que los peelings TCA. Contiene alcohol, por lo que puede causar sequedad en algunos casos. Recomendado para los que tienen piel grasa o con tendencia a padecer acné.
    También suele ser recomendado para el tratamiento de acné quístico. No recomendable para los que tienen  piel seca o sensible. La piel suele pelarse físicamente tras el procedimiento.
  • El tiempo medio de recuperación para este tratamiento suele ser de una semana. Dependiendo de la profundidad del tratamiento obtendremos mejores resultados, pero como ya he dicho, los tiempos de recuperación aumentarán:
    Una exfoliación química suave puede mejorar la textura de la piel y el tono, así como disminuir la apariencia de las arrugas finas. Los resultados serán sutiles al principio, pero aumentarán con futuros tratamientos. Después de una exfoliación química suave, es importante evitar la exposición al sol hasta que la piel nueva cubra por completo el área tratada.

Con el peeling químico medio, la piel se notará notablemente más suave después del procedimiento, pero tendremos que evitar la exposición al sol durante varios meses.

Si se trata de una exfoliación química profunda, veremos mejoras dramáticas en la apariencia de las áreas tratadas, pero necesitaremos un tiempo de recuperación de varios meses. Además deberemos protegernos del sol de forma permanente para evitar cambios en el color de la piel.

Los resultados de la exfoliación química podrían no ser permanentes, ya que, a medida que envejecemos, continuamos generando arrugas al entrecerrar los ojos y sonreir. Por otra parte, el daño solar también puede revertir los resultados y provocar cambios en su color de la piel.

En general, cuanto más profundo sea el tratamiento, mayor será el riesgo de padecer efectos secundarios y complicaciones. Así pues, los peelings químicos más agresivos con la piel pueden llevar aparejados los siguientes riesgos:

  • Enrojecimiento (eritema). Es posible algo de enrojecimiento de la piel después de un peeling químico. Con peelings más profundos o con ciertos tipos de piel, enrojecimiento puede ser grave. En función de esta gravedad el enrojecimiento puede desaparecer en unas pocas semanas, o puede durar varios meses.
    Cambios en el color en la piel. Las áreas tratadas se pueden tornar más oscuras (hiperpigmentación) o más claras (hipopigmentación) que la piel circundante. Los peelings más suaves y superficiales son más susceptibles de causar hiperpigmentación, mientras que los peelings profundos tienen más posibilidades de causar hipopigmentación. Este efecto secundario afecta sobre todo a las personas con la piel más oscura, por lo que a menudo se les recomiendan las exfoliaciones más suaves.
  • Costras y escamas. Pueden aparecer durante el periodo de recuperación tras el enrojecimiento, si bien se suelen caer pasado el tiempo de reposo.
    Hinchazón (edema), especialmente alrededor de los ojos.
    Cicatrización. En raras ocasiones, un peeling químico puede provocar cicatrices, generalmente en la parte inferior de la cara. Afortunadamente es posible usar medicamentos esteroides y antibióticos para suavizar la apariencia de estas cicatrices.
  • Reacción alérgica a la sustancia química.
    Infección. Las personas que tienen un historial de brotes de herpes, son especialmente propensas a la infección por este virus después de una exfoliación química. En contadas ocasiones, también se puede conducir a una infección micótica o bacteriana
  • Aumento de la sensibilidad a la luz solar. La nuevas células de piel que quedan expuestas tras el proceso de pelado carecen de la pigmentación suficiente, por lo suelen ser más sensibles a la luz solar durante algún tiempo.
    En casos extremos, las exfoliaciones profundas que usan fenol pueden causar complicaciones más graves durante el procedimiento, lo que incluye daños al corazón, riñones e hígado. Para limitar la exposición al fenol, este tipo de exfoliaciones tan agresivas se hacen en porciones de 10 con intervalos de 20 minutos.